Publicado: 21 de Noviembre de 2014

Reducción del consumo de combustible, emisiones más bajas: sondas lambda Bosch

Las sondas lambda se ven sometidas a condiciones extremas. Por ello, es necesario contar con una sonda lambda precisa para garantizar un funcionamiento fiable del motor, un menor consumo de combustible, unas emisiones contaminantes bajas y el cumplimiento con las especificaciones legales de emisiones las inspecciones técnicas (ITV).

Ajuste óptimo para todos los modelos

Están a su disposición sondas lambda Bosch para la mayoría de vehículos. Son insuperables gracias a su larga vida útil, excelente funcionamiento y compatibilidad óptima con el motor. Contribuyen de forma significativa a que el conductor ahorre dinero y a la protección del medio ambiente.

Tal y como quería el inventor

Bosch inventó la sonda lambda y todavía hoy en día es el número 1 en este campo. Una producción anual de unos 45 millones de sondas lambda es una prueba más que convincente de la impresionante capacidad de producción de Bosch. No es sorprendente que la mayoría de fabricantes de vehículos confíen en las sondas lambda de Bosch.

Ventajas

  • Una amplia gama, de la mano del inventor de la sonda lambda, que ofrece, la opción adecuada s para más del 85% de los vehículos del mercado. Incluso para vehículos diésel. La calidad Bosch, la calidad de primer equipo
  • Un récord de fabricación sin precedentes: Una producción anual de más de 45 millones de unidades
  • Un desarrollo constante, lo que significa que las sondas lambda Bosch siempre están al día según los estándares tecnológicos modernos
  • Las sondas lambda Bosch se entregan en el taller listas para su instalación inmediata, lo que le ahorra tiempo y dinero

Cumpla con los períodos de revisión y sustitución

Esfuerzo mínimo para un mayor beneficio: indíquenos que revisemos la sonda lambda cuando realice trabajos de mantenimiento en su vehículo (normalmente cada 30 000 km). Si se detecta algún tipo de desgaste, sustitúyalas.

Función

Un buen trabajo para un rendimiento óptimo: En el catalizador del vehículo, la sonda lambda controla el tratamiento de los gases de escape.

Junto con la unidad de mando electrónica, las sondas lambda sirven para garantizar una composición de mezcla óptima de aire y combustible para que el motor siga funcionando de forma suave, potente, limpia y económica.

Historia

En 1976 empezó la producción en serie de sondas lambda de Bosch. Fundamentalmente debido a las estrictas regulaciones sobre emisiones emitidas en los Estados Unidos. Junto con el convertidor catalítico de 3 vías, la sonda lambda hizo posible la regulación de la mezcla de aire/combustible. Desde 1993 se reconoce el sensor de tipo planar como tecnología punta: está listo para su funcionamiento de forma inmediata lo que le permite regular los gases de escape ya desde la fase de arranque en frío.